Mi cesta
Tu cesta está vacía

La importancia de la salud muscular en la salud emocional

Para disfrutar de una buena calidad de vida es importante tener unos músculos fuertes y saludables. Los músculos producen y liberan compuestos que tienen un rol relevante en la activación y distribución de algunas células inmunes.

¿Cómo podemos cuidar nuestros músculos?

  • Trabajar la fuerza. Realizando ejercicio de fuerza de forma regular ayudamos a fortalecer los músculos. Lo recomendable es dedicar al menos 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada a la semana.
  • Alimentación saludable. Los músculos se construyen en base a lo que comemos, por eso es muy importante mantener una alimentación saludable, incluyendo sobre todo proteínas, ya que son las que ayudan a construir las sustancias de defensa y a mantener las células inmunes.
  • Trabajar la flexibilidad. Mantener buenos niveles de amplitud de movimiento articular facilita la producción de fuerza en las acciones cotidianas y en los gestos deportivos.
  • Cuidar nuestra postura corporal, tanto a la hora de sentarnos, caminar o dormid. Es muy importante mantener la columna en buen estado. Por ejemplo, para ello, podemos ayudarnos de almohadas para dormir cómodamente en posición fetal.

La importancia de la salud muscular en la salud emocional

La actividad física moderada realizada con regularidad mejora la salud, no sólo física, sino también mental y emocional. El ejercicio físico revoluciona los neurotransmisores, aumentando la concentración de dopamina y serotonina, por lo que provoca una sensación de bienestar.

Durante la práctica del ejercicio físico, los músculos generan miokinas, unos señalizadores que se interrelacionan con otros órganos. Las miokinas se encargan de regular la diferenciación, proliferación y regeneración muscular.

En cuanto a la comunicación con el cerebro, estas miokinas ayudan a la creación de nuevas células neuronales, la plasticidad neuronal y regulan la sensación de saciedad.

Por otro lado, cuando entrenamos, el músculo secreta unos metabolitos que afectan directamente en la expresión de ciertas enzimas y hormonas que regulan la kinurenina, un metabolito del triptófano que puede estar implicado en la fisiopatología de la depresión.

Estimulación de la secreción de BDNF

El BDNF o Factor neurotrófico derivado del cerebro es una proteína que estimula el crecimiento y la diferenciación de células neuronales, la plasticidad neuronal, la función del hipocampo y la cognición.

El BDNF fomenta la capacidad plástica del cerebro para que pueda adaptarse mejor a las situaciones y modificarse en función del ambiente. Pues bien, la actividad física es uno de los recursos efectivos para aumentar los niveles de neurotrofinas.